Vacaciones en pareja.. ¿qué hacer cuando hay más discusiones que disfrute?

 In Artículos de Psicología

Las vacaciones son el momento esperado del año. Es el momento de descansar, viajar y desconectar de la rutina. Sin embargo, resulta ser también un periodo crítico para las relaciones de pareja.

 

 ¿Qué sentido tiene esto? ¿Por qué ocurre?

Bueno, durante el año estamos inmersos en esa rutina de la que tanto se desea desconectar, pero esa misma rutina es la que nos ayuda a tener un orden, una seguridad y una estabilidad. La comunicación y los encuentros con nuestra pareja están regulados por ese orden, y al fin y al cabo, eso nos ayuda a sentirnos seguros. Cuando llegan las vacaciones, ese orden se ve alterado. Pasamos más tiempo con nuestra pareja y nuestras conversaciones ya no sólo se basan en “qué vamos a hacer para comer”, quién recoge hoy a los niños, o “hay que hacer la lista de la compra”. Se abren nuevos horizontes, podemos hablar de muchos más temas y disfrutar de ese tiempo. No obstante, hay parejas que no lo saben hacer. Han olvidado a relacionarse de cualquier otra forma que se encuentre fuera de la rutina.

 

Pues bien, si hemos notado que las vacaciones han pasado factura a nuestra relación de pareja, no está todo perdido. Podemos hacer una multitud de cosas para que mejorar la relación, además de que en las próximas vacaciones ésta se vea enriquecida, en vez de desgastarse.

 

Qué hacer para mejorar la relación de pareja

 

  1. “Pilla a tu pareja haciendo algo positivo”. Cuando una relación comienza, focalizamos en los aspectos positivos de la persona. Todo de ella/él nos gusta. Hay aspectos negativos a los que restamos importancia o pasan desapercibidos. Sin embargo, conforme pasa el tiempo, tenemos una percepción más realista del otro, y las características negativas comienzan a tener mayor protagonismo. Focalizar en aquellos aspectos que nos agradan de nuestra pareja nos ayudará a relacionarnos mejor.

 

  1. Expresa aquello que te gusta del otro. Focalizar en lo positivo nos ayudará a tener una mejor actitud y a relacionarnos mejor con nuestra pareja, pero resulta igual de importante saber comunicarle aquello que nos ha gustado. “Premiando” a nuestra pareja por aquello que nos agrada, además de que enriquece la comunicación y la relación de pareja, aumenta las probabilidades de que lo vuelva a hacer en el futuro.

 

  1. Controlar nuestras emociones negativas. Pues bien, somos más conscientes de lo positivo que hace mi pareja y soy capaz de comunicárselo. Pero esto no quiere decir que existan determinados comportamientos que nos irritan, molestan, o incluso enfadan. Es importante controlar nuestras emociones negativas. No dejarnos llevar por la ira nos ayudará a resolver los problemas mejor. Si tu pareja hace o dice algo que dispara alguna de estas emociones, evita actuar de forma impulsiva. Para, distánciate de tu pareja durante un intervalo de tiempo, y espera a notar más tranquilidad. Cuando te veas capaz de volver a la situación de forma relajada, vuelve.

 

  1. Comunicación asertiva. “Se puede decir todo dependiendo de cómo se diga”. Pues bien, si nos molesta algo de nuestra pareja podemos decirlo. Tenemos derecho a expresar nuestras emociones y solicitar un cambio en el otro, y esto, si se hace bien, ayuda a la relación de pareja. Hablar de forma respetuosa, calmada y empática de aquello que nos ha molestado ayudará a conocernos y relacionarnos mejor entre los dos.

 

  1. Compartir aficiones. Seguro que tenemos en común cosas que nos gusten: bailar, ver series, practicar deporte…Es positivo compartir esos espacios que nos unen, de esta forma, además de disfrutar de actividades agradables de forma personal, también estaremos disfrutando en pareja.

 

  1. Tener mis espacios. Ese tiempo para mí es igual de importante que el tiempo en pareja. Si nuestra relación está muy fusionada es más vulnerable. Mi pareja y yo necesitamos espacios personales que podamos compartir con nuestras amistades o podamos hacer actividades en solitario. Esto es saludable tanto a nivel personal como para la pareja.

 

  1. Llegar a acuerdos. Lo ideal es que mi pareja y yo estemos de acuerdo en todo, pero, hay que ser realistas, esto es imposible. Somos dos personas diferentes, con formas de ver las cosas diferentes y maneras de solucionar los problemas diferentes. Pues bien, es el momento de aprender a negociar, y aunque suene “frío”, si, en las relaciones de pareja se negocia. Si yo cedo por el otro, ¿por qué no recibir nada a cambio? Para ello tengo que saber escuchar y entender las necesidades y deseos de mi pareja, pero también expresar mis necesidades y deseos.

 

  1. Cumplir con lo acordado. Es importante que al acuerdo que hemos llegado se cumpla. Si mi pareja no cumple con el pacto, pierdo confianza y seguridad, y por supuesto, afecta a la relación entre lo dos.

 

  1. Buscad ayuda profesional. Si los problemas continúan, quizás es el momento de acudir a un especialista y que éste valore vuestra situación. A veces con ayuda profesional se resuelven problemas que por nosotros mismos no hemos conseguido hacerlo. No lo dudes y busca ayuda psicológica si lo necesitas o crees que lo necesitáis.

 

Si crees que tu pareja se ha visto “tocada” por estas vacaciones, no dudes en poner en práctica estas técnicas. ¡Espero que te sirvan de ayuda!

 

 

 

Artículo redactado por Elena Hernández.

Psicóloga colaboradora de Psique Positiva.

Recent Posts

Leave a Comment

14 − dos =

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt
0